Recomendaciones para mantener un peso saludable

El ejercicio regular y los hábitos alimentarios adecuados son esenciales para que obtengas y te mantengas un peso saludable. Algunas personas creen que hacer ejercicio y mantener unos hábitos alimentarios saludables requiere mucho tiempo y esfuerzo, pero no es así. Hacer cambios modestos que se conviertan gradualmente en parte de tu rutina diaria es, de hecho, el mejor método para cambiar los comportamientos cotidianos.

Se entiende que lo que se necesita para hacer ajustes en tu vida cotidiana que se han arraigado en nuestros hábitos; por ejemplo, haz aprendido a lavarte los dientes y estás acostumbrado a hacerlo varias veces al día. Esto es lo que necesita para realizar otras mejoras saludables igual de sencillas.

Haz ejercicio con regularidad

Cada día, debes realizar 60 minutos de actividad física. Es importante que tengas en cuenta la expresión "actividad": el hecho de que pongas tu cuerpo en movimiento no implica que tengas que hacer ejercicios sofisticados o ir al gimnasio todos los días. Lo que importa es que realices una variedad de actividades cada semana, incluyendo ejercicios cardiovasculares, de fuerza o de pesas y de flexibilidad. Programa algún tipo de actividad física cada día para convertir el ejercicio en un hábito.

Hábitos de una dieta saludable

Que te alimentes bien no implica hacer dieta o hacerla repetidamente. En realidad, los estudios han demostrado que las dietas no siempre funcionan, y que las dietas de adelgazamiento pueden tener un efecto rebote, ya que muchas personas ganan aún más peso después de dejar de hacerlas.

Utiliza tu imaginación para idear nuevas formas de incluir en tu vida el ejercicio regular y la nutrición saludable. Cada persona es única.